dimecres, 19 de setembre de 2007

Treball sexual

(Entrada publicada originàriament el 19 de juliol de 2007 al bloc cat.bloctum.com/diferenciairepeticio)

Trabajo sexual. Reconocer derechos és el títol del llibre que estic llegint actualment. Està editat per La Burbuja, el projecte editorial de la llibreria associativa Sahiri i les seues autores, Ruth Mestre i Mestre i Magdalena López Precioso són velles conegudes: destacades feministes, professores de Filosofia del Dret i de Treball Social respectivament i, sobretot, dones agradables amb les què mantenir una conversa interessant.

El títol del llibre i, conseqüentment, el títol d’aquest post, no és casual. Les autores han reflexionat entorn a la prostitució, el treball sexual, els drets de les dones… i s’han pensat també com a dones. Partint de què vivim a una societat sexista, androcèntrica i patriarcal, la pregunta que es fan és: quina és la millor estratègia per a minar el domini dels homes sobre les dones? És per això que fan una anàlisi de les diferents respostes que diversos actors socials donen a la institució de la prostitució: prohibicionisme, reglamentarisme decimonònic, reglamentarisme actual i abolicionisme. Tanmateix, en tots aquests discursos sol mancar la veu més important, la de les treballadores del sexe. Elles deuen ser les què tinguen la última paraula i aquesta no ha estat totalment pronunciada.


Per a Ruth i Madalen, reprendre la paraula com a dones deuria ser el final del llibre i així ho fan al capítol sis, on exposen les seues conclusions. Anem amb elles:


Decíamos en el primer capítulo que llevamos tiempo dándole vueltas al problema de la prostitución, creemos que seguiremos dándole vueltas porque el recorrido que hemos realizado, aun siendo un intento de clarificar el mapa, nos deja con más interrogantes todavía. Pero esto es la aventura del conocimiento: éste no se desvela levantando una cortina y encontrándose con la verdad, hay que estar continuamente interrogándose y buscando respuestas siempre incompletas.


Decíamos, también, que vivimos en una sociedad sexista, androcéntrica y patriarcal que cuenta, por tanto, con diversas instituciones que aseguran el dominio de los hombres sobre las mujeres y que la prostitución es una de esas instituciones, al igual que lo es el amor romántico.Pero esta sociedad es, también, una sociedad capitalista, de este modo el análisis del Mercado y la Industria del Sexo en el marco de estas relaciones de producción concreta, y la exclusión de la ciudadanía de aquellas personas que no tengan reconocida su condición de trabajadores/as, nos confirman en la justeza de la exigencia de reconocer esta actividad como un trabajo que puede ser ejercido en legítima lógica con el sistema económico imperante. Relacionar industria y trabajo nos permite integrar el trabajo sexual en un entramado de estructuras de dominación y en tanto que estructuras de dominación permiten márgenes de resistencia y redefinición que son aprovechadas por los actores.


Estos actores -trabajadoras, empresarios y sindicatos- tienen intereses diferentes, al analizarlos podemos aproximarnos a una mejor comprensión de esta industria. Las trabajadoras del sexo necesitan de la mejora de sus condiciones de trabajo, pero necesitan mucho más el reconocimiento de su capacidad de agencia. Afirmar que el trabajo sexual es un trabajo, nos permite ubicarlo como una relación social capitalista, en la que esta trabajo se mercantiliza y en el que existe explotación -como todos los trabajos-. La pregunta pertinente es cómo evitar esta explotación. La auto-organización se muestra como un instrumento imprescindible, pero también se hace necesario que los sindicatos permitan la inclusión de estas trabajadoras entre su afilición, pues ellas se autodenominan trabajadoras y vindican su actividad como laboral (…)


(…) Decíamos que nosotras optamos por el reconocimiento de derechos como trabajadoras del sexo, porque nos parece que es la mejor respuesta para los retos actuales y para combatir los problemas reales que muchas mujeres (y hombres) tienen. Porque si por trabajo cabe entender toda actividad humana dirigida a satisfacer las necesidades básicas para producir y reproducir la vida humana, las actividades sexuales o que implican la utilización de energías sexuales son trabajo, puesto que están dirigidas a cubrir las necesidades humanas de procreación y placer. En este sentido, al igual que hemos afirmado que el cuidado de ancianos y niños es trabajo o que el trabajo doméstico es trabajo que puede ser comercializado, podemos afirmar que el trabajo sexual es trabajo.


En realidad, el exigir que se hable de trabajo sexual y del reconocimiento del trabajo sexual implica haber comprendido perfectamente en base a qué podemos pedir en esta sociedad que se nos tome en cuenta y se nos reconozcan derechos. Implica haber entendido que la plataforma para pedir la inclusión sigue siendo el trabajo. Pero también implica ser conscientes de que la ciudadanía en términos laborales ha requerido excluir los trabajos de las mujeres y trazar una línea divisoria entre buenas y malas mujeres, donde las malas son las mujeres autónomas sexual y económicamente.


Pero sobre todo hemos optado por este modelo porque es el único que parte de la voz de las trabajadoras y de considerarlas personas con igual dignidad y derechos (…). Si estas mujeres son vulnerables lo son por no tener reconocidos derechos como ciudadanas y como trabajadoras. El camino es un camino de reconocimiento de estos derechos que les permitirá su empoderamiento colectivo e individual.


Desde luego, la prostitución es un problema de Género y desde esa perspectiva hay que encararlo.

3 comentaris:

Aurora Mora ha dit...

Me lo pido primer ! Si per al concert de “Chambao” te l’has acabat, me’l podries deixar, no ? Que la kultura està molt cara… Si t’enrrotlles, jo et regalaré una coseta que et molarà…

Crec que ara que els Mass-media estan tan preocupats per la prostitució al carrer i a Barna els pijo-progre-guay (anti-sistema fins i tot) del PSC-ICV (i ERC, encara que ja no estiguen, però la van signar) estan aplicant la normativa municipal contra la prostitució al carrer, potser un bon moment per tal d’escoltar que en diuen elles sobre el seu treball i els seus problemes.

Bé, compta amb 2 persones per a vore a la Mari i els seus col·legues a Torrent (que la Maria Jo se lo curra tia ! porta als Reincidentes i Boikot ! Que guay que és la tia, li ho hauran recomanat els seus amics Nemesio ???)

Besets !

El Xavi

Aurora Mora ha dit...

ok! ens veiem dissabte (i si esteu de vacances, podieu passar-se per les festes del teu ex-poble, no?)

un beset!

Aurora

Aurora Mora ha dit...

Això del “teu ex-poble”, que vol dir ??? Jo tan sols tinc un poble. On visca ara o en un futur és merament circumsptancial… T’ha quedao clarito, o que ??? Je, je, je…

A banda de Chambao fan alguna cosa més interessant ??? (passe de Reincidentes i Boikot)

Au, cacau !

El Xavi