dimecres, 24 de febrer de 2010

A cada porc li arriba el seu Sant Martí

Capone acabó en Alcatraz por fraude en la declaración de la renta y a Vicente Sanz, al parecer, le ha buscado la ruina la bragueta. Precisamente lo único por lo que sus damnificados, que somos legión, no le habíamos echado cuentas es lo que le ha arrojado en brazos de la Justicia. Quién iba a pensar que aquel tipejo ambiciosillo y amorfo llevaba dentro un presunto delincuente sexual… Cuando un maldito tropieza y se rompe la crisma hay alegría en la casa de sus víctimas. Y el contento en la Comunitat Valenciana debe ser mucho. Porque el pájaro en cuestión tiene centenares de muertos enterrados en el jardín. El bueno de Vicentet ha sabido aprovechar a maior gloria sua la patente de corso que significa tener cogido por el estómago a buena parte del quién es quién político de la derecha valenciana. Desde el caso Naseiro aquí ha llovido mucho, y él ha callado más todavía.


Amb aquesta contundència inicia Francisco Mora (director de Ràdio 9 substituït pel "coplero" en temps de Zaplana) la seua columna en el diari Levante, "A cada cerdo le llega su San Martín".
Quasi de lectura obligada.