dilluns, 24 de setembre de 2007

Entrevista a tres dones d'Iraq

(Entrada publicada originàriament el 17 de setembre de 2007 al bloc cat.bloctum.com/diferenciairepeticio)

Bones!

Ja podreu trobar als quioscos el darrer número del periòdic quinzenal L’Avanç, que conté una de les entrevistes que vam realitzar dins del marc de l’Encontre Internacional de Dones de Negre, del què ja he informat alguna vegada i què es celebrà a València el mes passat.

Es tracta d’una entrevista conjunta a tres joves feministes, activistes pels drets humans, provenents de tres punts diferents de l’Iraq (Najaf, Mossul i Bagdad).

Us l’oferisc en castellà, perquè es tracta de l’original, però us recomane llegir-la a L’Avanç. Allà trobareu informació addicional què us pot ser d’interés.

Salut!

¿Cuáles son vuestras líneas de trabajo en Irak? ¿Con qué dificultades os encontráis para llevarlo a cabo?

Thuwar: Soy de una organización llamada Liga de Mujeres Iraquíes. Ésta se ocupa de las mujeres divorciadas, viudas y niños y mi trabajo se centra principalmente en estas personas. Se fundó en 1952 en Bagdad y yo trabajo en uno de los sectores, llevando a cabo ciertos proyectos que conciernen a las mujeres. Trabajo en las sucursales de servicios sociales para las mujeres divorciadas y viudas, la preocupación por la infancia y también tengo relación con otros sectores de otras organizaciones que trabajan aspectos sociales.

Los problemas o los obstáculos que encontramos son, primero, el tema de la seguridad, después la poca preocupación del gobierno respecto a la sociedad civil y que el gobierno no prioriza o deja en segundo lugar el rol de las mujeres. El otro obstáculo es la poca estructura o el poco apoyo material que recibimos, por lo que la Liga de Mujeres Iraquíes es una organización de voluntarias que se apoya principalmente en sus miembros, de hecho está registrada en el Ministerio de Asuntos Sociales pero no tiene el suficiente apoyo.

¿En qué ha variado la situación de la sociedad civil desde la I Guerra del Golfo hasta la actualidad?

Layla: En cuanto a la primera etapa, cuando gobernaba Saddam Hussein no había organizaciones ni sociedad civil. En el Kurdistán iraquí han surgido después de la ocupación. Después de 1991, es decir, después de la I guerra del Golfo, esta región ha protagonizado ciertos cambios, entre ellos que ha adquirido cierta independencia.

Thuwar: Lo que hemos sufrido ha sido un bloqueo y falta de alimentación hasta el 2003. Los cambios desde el 2003 hasta la actualidad es lo que vemos cotidianamente en la televisión. Esto en cuanto a los aspectos negativos. En cuanto a los positivos, desde 2003 hemos podido trabajar y reivindicar nuestra identidad como pueblo. Podemos decir que las mujeres hemos tenido un rol muy importante.

¿Qué consecuencias ha acarreado la ocupación en cuanto a la violencia contra las mujeres?

Thuwar: La violencia hacia las mujeres ha existido siempre, desde antes de la ocupación. En estos tiempos de la ocupación, las mujeres, por problemas de seguridad han quedado anuladas, viéndose en la situación de estar presas en su propia casa, se han quedado sin trabajo y también hay mujeres que se han visto en la calle y se han tenido que buscar la vida porque también sus maridos se han quedado sin trabajo, viviendo por debajo de las mínimas condiciones humanitarias.

¿Y cuáles son las consecuencias, no ya de la ocupación, sino de lo que se ha venido a llamar guerra sectaria en cuanto a la violencia contra las mujeres?

Layla: Las consecuencias de esa guerra sectaria son el odio, si una mujer sunní está casada con un hombre chií, kurdo o árabe, se tienen que divorciar. Estas son las cosas más simples o menos violentas. También hay muertes por los nombres, de tal manera que si un niño lleva el nombre de Omar se lo cambian, porque si pisa territorio chií son capaces de matarlo solamente por llevar ese nombre. De hecho hemos tenido que cambiar nuestros nombres. Además se han visto como dos tipos de religiones distanciadas y muertes por creencias, ya seas cristiano o musulmán, depende de la fe que profeses por ese motivo te pueden matar. Puedo resumir que las consecuencias de lo que está pasando, en definitiva, es la muerte, y pongo el ejemplo real de que yo soy sunní y soy incapaz de ir a la ciudad de Najaf porque son chiítas y viceversa. De hecho, yo soy sunní y kurda y Thuwar es chií y árabe y sin embargo nos llevamos bien y nos queremos. Se trata de elementos externos introducidos para hacer explotar la sociedad y han funcionado, pero nosotras nos queremos.

¿Cuál es, desde vuestro punto de vista, el objetivo prioritario a conseguir actualmente?

Thuwar: El principal objetivo que nos gustaría conseguir es que las mujeres tengan un rol importante y claro en nuestra sociedad como las mujeres de Europa. También nos gustaría que hubiera más mujeres en nuestro Parlamento y que tengan eficacia, porque hay pocas y no son eficaces. Deseamos, además, que las mujeres tengan un rol importante en cuanto a la concepción de las políticas y por último, que salgan las fuerzas de la ocupación de nuestro país.

¿Qué cambios jurídicos ha habido entre la época anterior y el gobierno actual en relación a las mujeres ? ¿Ha habido progresos o retrocesos?

Layla: Ha habido cosas positivas y cosas negativas. Hay una ley que autoriza que la mujer se casa de tres maneras: el matrimonio desde las costumbres, el matrimonio de conveniencia y otro tipo de matrimonio con limitación temporal. Por ejemplo, una mujer se casa por un período de seis meses y si tiene hijos, el hombre no los reconoce y ella no tiene derechos. En este tipo de matrimonio que hemos comentado, el hombre entrega una dote como si comprara a la mujer. Esto solamente se cumple en el sur de Irak, mi región, la del Kurdistan, tiene su propio estatuto y su propio presidente, no se rige por estas leyes. Esto es lo negativo. Lo positivo es que las mujeres han podido llegar al Parlamento, porque con Saddam ni árabes ni kurdas ni musulmanas podían llegar. En mi caso, por ejemplo, soy profesora de instituto y en la época de Saddam no pudieron asignarme ningún instituto, sin embargo, ahora sí.

Thuwar: También es importante señalar que ahora hay muchas organizaciones de mujeres que luchan en oposición a estas leyes. Recogemos firmas y realizamos talleres para concienciar a la gente, porque este matrimonio es contrario a toda religión.

Habladnos de la Resistencia. ¿Qué visión tenéis de ella?

Thuwar: Acerca de la Resistencia me gustaría aclarar dos cosas importantes. La primera es que seguramente habréis oído cosas que no son verdad y la segunda es que algunas organizaciones que actúan bajo el nombre de la Resistencia no lo son, porque matan inocentes y legitiman la presencia de la ocupación, por ejemplo, ¿qué sentido tiene poner una bomba en una calle dónde sólo se venden libros, llena de intelectuales iraquíes y donde no hay ningún americano ni ningún extranjero? Nosotras apoyamos la Resistencia que lucha y que intenta limitar la presencia de la ocupación, apoyamos la resistencia pacífica y estamos en contra de la violencia.

Layla: En Irak no hay Resistencia, lo que hay es terrorismo. La resistencia se produce cuando agreden tu casa y tú te resistes a ello, pero los que ponen bombas en las calles no son resistencia.

Y por último, ¿qué experiencias positivas habéis sacado de este Encuentro de Mujeres de Negro?

Rooa: Nosotras venimos cargadas con nuestra experiencia en cuanto a las dificultades que estamos viviendo y al llegar aquí hemos tenido la oportunidad de tener un espacio para expresar nuestras vivencias con nuestra propia voz y también hemos encontrado otras realidades, otros países y otras mujeres con las que hemos podido intercambiar y hemos podido aprender que nuestra realidad no es única. Para nosotras se trata de una experiencia muy interesante y muy bonita. Es la primera vez que venimos a Europa agradecemos a Mujeres de Negro que nos hayan invitado y nos hayan brindado esta oportunidad para encontrar otras mujeres e intercambiar experiencias.

Layla: Además esta es una oportunidad para reafirmar que existimos y para mostrar que las mujeres iraquíes tenemos voz. Hemos podido encontrar mujeres africanas, otras mujeres árabes y hemos visto que nuestra realidad es muy parecida a otras, también. Supongo que habréis visto que Irak ha ganado la copa de Asia, por lo que a pesar de lo que está pasando, la selección iraquí ha podido participar y ganar; esto es una muestra de que existimos porque hemos entrado en diversas guerras, con Irán, con Kuwait, ésta es la tercera guerra y estoy segura de que saldremos de ella.

Thuwar: Además estamos muy contentas porque podemos hacer llegar nuestra voz a muchísima más gente a través de vuestro periódico.

2 comentaris:

Aurora Mora ha dit...

Bona entrevista! esteu fent molt bon treball…com sempre!
A vore si ens veiem un dia d’estos que ja no me’n recorde de la teua cara!

Una abraçada companya,
Xavi S.

Aurora Mora ha dit...

Xavi, moltes gràcies.

M’alegre que t’haja agradat l’entrevista. La veritat és que en tenim un fum més, també molt interessants, “en la nevera”, que aniran eixint poquet a poquet.

Per cert, jo també tinc ganes de veure’t. És cert que ara no em deixe caure pel Terra ni res, però en quant comence el curs em torne a “connectar”, així que ens veiem prompte, això segur.

Cuida’t molt!

Aurora