dimarts, 8 d’abril de 2008

Cinc anys lluitant contra la impunitat

(Publicat a http://www.josecouso.info/)

Comunicado en el 5º aniversario del asesinato de José Couso

CINCO AÑOS LUCHANDO ¡¡¡¡CONTRA LA IMPUNIDAD!!!!

El martes 8 de abril se cumplirán cinco años del asesinato de José Couso por parte de las fuerzas de la coalición Angloamericana en el Hotel Palestina de Bagdad, donde se concentraban los medios de la prensa internacional.

Son 1826 días sin José, sin su presencia y sin su labor de informar en libertad. Tenemos que reiterar y volver a insistir, que José no resultó muerto en medio de un fuego cruzado, ni por un proyectil que se desvía, lo que constituiría un accidente asociado a la peligrosidad de su profesión. José y sus compañeros Tareq Ayoub y Taras Proysiuk fueron asesinados en un ataque deliberado, perpetrado por la Tercera División de Infantería Acorazada del Ejército de los Estados Unidos. Y esto no es algo que digamos nosotros o los testigos presentes, esun hecho que recoge el Auto de Procesamiento dictado por el Magistrado de la Audiencia Nacional D. Santiago Pedráz, cuyas palabras textuales no dejan ninguna duda al respecto:

"... por lo que el disparo efectuado desde el carro de combate que ocasionó la muerte del Sr. Couso se constituiría como un ataque,represalia o acto o amenazas de violencia con la finalidad de aterrorizar a los periodistas, máxime si como se señala el mismo día se dirigieron ataques a las cadenas televisivas Al Yazira y Abu Dhabi"

Son 1826 día de luto para la Libertad de Información, pero a la vez son 1826 días de firmeza ciudadana en la exigencia de Justicia. Desde la familia de José y desde el Colectivo de Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso han sido cinco años de esfuerzo titánico, jalonado con decenas de concentraciones ciudadanas delante de la Embajada de los Estados Unidos, de cientos de charlas a lo largo de 23 países, de visitas a Instituciones españolas e internacionales y de sostener una batalla judicial en el marco del Derecho Internacional, que sorpresivamente se ha visto obstaculizada por la labor de la Fiscalía General del Estado, que contra el criterio de la Audiencia Nacional, del Tribunal Supremo e incluso contra la obligación de cumplir con las Convenciones de Ginebra firmadas por nuestro país, se empeña en pervertir su naturaleza en pos de buscar la verdad, convirtiéndose de facto en un sobrevenido defensor de militares extranjeros, presuntos culpables de un delito lesa humanidad, como es el Crimen de Guerra.

Parece mentira que en el marco de una sociedad democrática, se nos hurte la posibilidad de investigar unos hechos presuntamente delictivos, en el lugar que las sociedades de derecho se dan para juzgar los delitos; las Instancias Judiciales. Instancias que cumplen todas las garantías de justicia, transparencia e independencia y donde los acusados tienen la posibilidad de defenderse de acuerdo a las normas y disposiciones que conforman el llamado Derecho Internacional, además de contar con el Tratado Bilateral de Asistencia en materia penal y judicial subscrito entre España y Estados Unidos.

El hurto de la posibilidad de investigar legalmente los hechos sucedidos el 8 de abril de 2003 en Bagdad, por la sola razón de la nacionalidad de los presuntos criminales, supone de hecho la instauración de un estado de Impunidad que atenta gravemente contra las más mínimas esencias de las sociedades democráticas en el marco de un Estado de Derecho.

Denunciamos con firmeza este estado de Impunidad de la que gozan los militares estadounidenses, por el sólo hecho de pertenecer a la nación más poderosa de la tierra y que supone, la puesta al descubierto del doble lenguaje que manejan los dirigentes de este país cuando hablan de Libertad de Información y precisamente son ellos los que acaban en dos horas, con TODA la libertad de información que había en Bagdad aquella aciaga mañana, a la vez que protegen y amparan a unos militares presuntos autores de un delito de Crimen de Guerra.
El pasado 27 de febrero recibíamos la terrible noticia del asesinato de el presidente del Sindicato de Periodistas de Iraq, Chihab al Tamimi.Detrás de este asesinato se esconde la labor heroica de este sindicato,al llevar la estadística de los periodistas asesinados mientras realizaban su trabajo. Según sus rigurosas investigaciones, más de 200 periodistas iraquís han sido asesinados en estos últimos cinco años, lo que unido a las muertes de periodistas de otra nacionalidades, eleva la cifra por encima de los 300 profesionales de la prensa muertos en el ejercicio de su profesión en Iraq. Esta cifra supone la mayor matanza de periodistas en cualquier guerra conocida, desde que surgió el primer corresponsal de guerra en la guerra de Crimea.

No entendemos que esta situación de masacre de periodistas en Iraq, no sea parte de la agenda prioritaria de Sindicatos de periodistas, Asociaciones de Prensa y de las Empresas periodísticas, máxime cuando hay vigente un proceso abierto contra tres militares estadounidenses presuntos asesinos de José Couso, que parecen ser también los responsables de los ataques contra la sedes de Al Jazeera y Abhu Dabi TV.

Coincidiendo con este aniversario hemos convocado diferentes actos que sirvan como homenaje a José y a sus compañeros, y como una manifestación para seguir reiterando nuestras exigencias al Gobierno de los Estados Unidos, al Gobierno de España y a la Unión Europea:

Que el Gobierno de Estados Unidos:

1- ESCLAREZCA los hechos sucedidos.
2-Preste COLABORACIÓN a la Justicia Española, como le obliga el vigente convenio de cooperación judicial suscrito con España.
3-CUMPLA con la Legalidad Internacional observando los Convenios de Ginebra.

Que el Gobierno de España:
1-Presione y exija con firmeza a las autoridades estadounidenses la colaboración con la Justicia Española.
2-Transmita al Fiscal General del Estado su obligación de investigar este caso de acuerdo al imperativo de observar y cumplir la Convención de Ginebra.
3-Preste toda la colaboración a la Justicia Española en el marco del proceso abierto por la Audiencia Nacional.

Que la Unión Europea:
1-Ampare a la Justicia Española ante los reiterada nula colaboración de las autoridades de los Estados Unidos.
2-Se implique firmemente en la investigación y denuncia de los asesinatos de periodistas sucedidos en Iraq.