dijous, 19 de novembre de 2009

"Totòlegs tertulians"

(...)

Todólogos tertulianos

Otra peculiaridad de nuestros medios españoles, que se da en la radio y en la televisión, son las “tertulias” en las que personas conocidas por su sensibilidad política se sientan alrededor del micrófono, en la radio o en la televisión, y discuten todo tipo de temas, desde la pandemia de gripe porcina, hasta la guerra de Irak. Y ello, día tras día. Se convierten así en discusiones entre todólogos (expertos en todo), puesto que para discutir cualquier tema es aconsejable conocerlo. Como es imposible que una persona sea conocedora de todos los temas, resulta que en tales tertulias se dicen auténticas frivolidades (para ponerlo de una manera amable). Yo puedo mostrar evidencia de lo que digo en áreas que yo conozco, tales como economía política, política social, y análisis político-histórico. Lo que he llegado a oír en muchas de tales tertulias es para escribir un libro de humor. Y es lógico porque nadie puede ser todólogo. Lo que hacen es quedarse en la superficie de los análisis. Ejemplos de ello hay miles. La vida política (por citar sólo un tema que sale diariamente en tales tertulias) se reduce al politiqueo, es decir a lo que dicen o dejan de decir los políticos, pero raramente se analizan las políticas públicas derivadas del debate político. Tales análisis son demasiado complejos para nuestros todólogos. Sería mucho más lógico que las tertulias se centraran en temas concretos, y que los tertulianos del día fueran expertos en aquella materia, reuniendo distintas sensibilidades, y de esta manera el público oyente o vidente podría conocer mejor el tema bajo discusión desde diferentes perspectivas. Claro está que para organizar estas tertulias se requeriría mayor inversión de tiempo y energía para poder convocar tales expertos de los diferentes temas, a veces con muy escaso tiempo. A las compañías de radio o televisión les es más fácil tener siempre a los mismos todólogos, que para mayor frustración presentan, por lo general, una diversidad ideológica extraordinariamente limitada. A lo máximo que se llega en la ideología de izquierda es al centro-izquierda. Izquierda, izquierda, salvo contadísimas excepciones, casi nunca aparece en tales medios. En una escala de 0 (extrema derecha) a 10 (extrema izquierda) a lo máximo que llegan las izquierdas es a un 6. En el polo de las derechas, sin embargo, las opiniones expresadas están en el 1 o el 2.

(...)

Vicenç Navarro, hui en Rebelión.

1 comentari:

Marc Peris ha dit...

Uff, estàs pillant tal ritme, que vaig amb retard per llegir-me tots els posts. Per al de Hobsbawm necessitaré una altra estona.