dissabte, 22 de setembre de 2007

Condons de ganga

(Entrada publicada originàriament el 9 d'agost de 2007 al bloc cat.bloctum.com/diferenciairepeticio)

Ma mare sempre m’ha dit: “El bolsillo del miserable, dos veces se abre”.

Aquesta dita popular és totalment aplicable a la Conselleria de Sanitat, que ha demostrat, amb la seua actuació a un concurs per al subministrament de preservatius, la postura miserable que manté el govern valencià respecte a la salut de les ciutadanes i ciutadans. Davant malalties de transmissió sexual o embarassos no desitjats, el millor, segons l’antiga conselleria de Rafael Blasco, és estalviar-se calés: llàstima que no es tinga eixe ànim estalviador quan es licita en la construcció d’obres públiques, perquè d’eixa manera les valencianes i valencians ens estalviaríem percentatges de fins el 300% en sobrecostos d’obres faraòniques.

Així que, faré cas a ma mare i no utilitzaré condons de ganga, no vaja a ser que em quede prenyada per culpa del PP!

(Aquesta era la notícia avui al diari Levante…)

Preservativos con baja temeraria

Sanidad compra 2.300.000 preservativos, uno por cada dos valencianos, a la oferta que bajó el precio un 65%. Cada profiláctico sale a 0,033 euros, 15 veces más barato que en el mercado

La Conselleria de Sanidad ha resuelto el concurso para el «suministro de 2.300.000 preservativos de látex de caucho natural en envase individual, estuchados en cajas conteniendo dos unidades» con una extraordinaria baja del 65%. Ni los más viejos del lugar recuerdan una contratación con una reducción de precio de tal magnitud. Máxime, teniendo en cuenta que a partir de rebajas superiores al 20% se incurre en posible baja temeraria, con riesgo de ser descartada la oferta. El criterio es de sentido común: O los pliegos estaban mal hechos o es imposible que se pueda respetar la calidad exigida al producto.
Al erario público le han salido los profilácticos por 77.050 euros, cuando el presupuesto base de licitación era de 223.000 euros. La reducción supone que cada preservativo le cuesta a la Administración 0,0335 euros. O sea, 5,6 pesetas, cuando en el mercado los más habituales se pueden comprar a partir de 0,50 euros, quince veces más caros. En concreto, oscilan entre los 0,51 de los «Prime Original», los 0,54 de «Control Nature» y hasta los 0,82 del ya más sofisticado «Durex Tutti Fruti».
El precio de licitación ya era muy económico, casi 10 céntimos por preservativo (16,1 pesetas), pero la adjudicación no tiene color, 3 céntimos. Lógicamente, no es lo mismo adquirir un profiláctico que 2.300.000, aproximadamente uno por cada dos valencianos. La adjudicación se firmó el 27 de junio pasado, curiosamente justo la víspera de que Rafael Blasco dejara de ser conseller de Sanidad y pasara a Inmigración, siendo sustituido por Manuel Cervera.
La baja en los preservativos es tan sorprendente que es inevitable preguntarse: ¿Serán fiables? La Conselleria de Sanidad respondió ayer que lo que ha sucedido es que este año se ha tenido la suerte de encontrar un laboratorio que, «asegurando todas las garantías de las calidades requeridas en los pliegos del concurso», ha ofrecido un precio muy reducido. O sea, un chollo trasladado a la contratación pública. Añade además que la firma, Oiarso, Sociedad Cooperativa, ya trabaja con otras comunidades autónomas y ofrece «precios muy competitivos». Las mismas fuentes indicaron que periódicamente se contrata el suministro de estos productos, destinados a todos los centros donde se realice promoción del uso de los preservativos: Desde los centros de Salud Pública de la propia Agencia de Salud, de planificación familiar, el Ivaj y en todos aquellos incluidos en las campañas de prevención del Sida o contra los embarazos no deseados. El concurso salió en noviembre de 2006. Otros expertos consultados por este periódico consideraron, sin embargo, que una baja del 65% es inadmisible, y que la mesa de contratación debió declarar desierto el concurso o adjudicar al siguiente licitador. «No puede ser, y más aún en productos de este tipo, donde está en juego la seguridad y la salud de las personas», afirmaron. Para dar o quitar razones habrá, quizá, que esperar hasta dentro de nueve meses. Anticonceptivos, un 35% más baratos Curiosamente, no es el único caso de un ahorro excepcional en productos de este tipo. Sanidad ha hecho pública también la adjudicación de 1.200 implantes anticonceptivos subcutáneos. Salieron a licitación por 96.000 euros y los anteriores responsables del departamento, también in extremis (el 27 de junio) lo adjudicaron a Shering España, SA, por 61.776 euros, una baja del 35,65%, a 51,48 euros la unidad.